VIAJES EN SEMANA SANTA: QUÉ TENER EN CUENTA EN LA PUESTA A PUNTO DE LOS VEHÍCULOS

El puente de Semana Santa es uno de los más populares del año en el que las familias viajan en coche para conocer los rincones del país. Después de elegir el destino, es importante que el vehículo pase por el taller para que pueda ser revisado por un profesional. ¡Esto evitará imprevistos durante la escapada!

Cuando se acerque la fecha, recuerda comunicar a tus clientes más fidelizados acerca de la necesidad de hacer un chequeo en su vehículo. Es posible que algunos de ellos no lo hayan tenido en cuenta a la hora de planificar la escapada y agradecerán ese cuidado por parte de su mecánico de confianza.

A la hora de hacer la revisión, debes repasar los siguientes elementos del coche:

Limpiaparabrisas: Asegúrate de que las escobillas están en buen estado, pues en estas fechas el tiempo es muy inestable y la lluvia puede sorprender durante todo el viaje.

Luces: Además de que todas estén bien reguladas, es importante que no haya ninguna fundida. ¡En un viaje en el que el conductor no está familiarizado con la ruta es esencial tener una excelente visibilidad en la carretera!

Niveles de líquido: El aceite, anticongelante y líquido limpiacristales deben ser suficientes, sobre todo si el viaje se va a hacer en zonas montañosas con accesos complicados.

Frenos: Revisar el estado de las pastillas y del líquido de frenos es un básico a la hora de hacer una comprobación del estado del vehículo, ya que la seguridad depende de ellos.

Batería: Evitar que a tu cliente se le pare el coche a mitad de camino es sencillo cargando la batería hasta un nivel óptimo. Uno de los principales motivos por los que los clientes acuden a los talleres es para asegurarse de que todo está en orden respecto a la capacidad de carga de la batería de su vehículo.

Amortiguadores: Las vacaciones comienzan desde el momento en el que los viajeros se montan en el coche. Tener los amortiguadores a punto asegurará que la experiencia de toda la escapada sea mucho más cómoda además de aumentar la seguridad durante el trayecto.

Neumáticos: El desgaste y la presión son los principales factores que es interesante revisar antes de salir. Aunque el límite legal es 1,6mm, lo ideal es que tengan una profundidad de 2mm. ¡Y asegúrate de que tus clientes llevan rueda de repuesto!

Elementos de seguridad: Es importante que los airbags y cinturones de seguridad no estén atascados para que puedan proteger a los pasajeros en caso de accidente. Revisa también que tienen los triángulos y chalecos reflectantes y a mano por si necesitan salir del coche en mitad de la carretera.

Una vez que el vehículo esté a punto, tu cliente se irá mucho más tranquilo de viaje y su satisfacción por el trabajo realizado te ayudará a fidelizarle.